Logo TuTrago.com

¿Bebidas alcohólicas, con poderes curativos?

¿Bebidas alcohólicas, con poderes curativos?
18/05/2007 El ron fue el que curó supuestamente la mortal gripe del rey de España. Una mezcla de licores amargos aromáticos fue la que conservó la salud de las tropas de Simón Bolívar y se cree que dosis diarias de coñac son las que ayudan a los Papas católicos a llevar largas y saludables vidas. Desde ya que todo esto fue hace mucho tiempo cuando los licores y otras bebidas alcohólicas eran encontradas al lado del lecho de los enfermos más que en los bares.

Los antiguos griegos, romanos y egipcios bebían vino y cerveza amarga como pasatiempo y remedio ocasionalmente. Pero fue recién en la Edad Media cuando el supuesto poder sanador del alcohol se convirtió en su punto fuerte de venta. En el 1300, el médico y químico Arnaud de Villeneuve destiló vino y lo convirtió en una forma de alcohol más potente que bautizó "eau de vie" o agua de vida. Para Villeneuve, era el mejor de los medicamentos. Aseguraba que varias gotitas por la mañana curaban no sólo el resfrío común sino también la senilidad.

La bebida —conocida ahora como coñac— alcanzó gran popularidad en toda Europa. Algunos llegaron a defender resueltamente su capacidad para calmar la irritación de los ojos, curar males del hígado y prevenir la pérdida de memoria. Otros especialistas en hierbas descubrieron que si sumergían las hierbas en alcohol, el resultado era una infusión más potente que un simple té de hierbas. Los noruegos usaban el enebro para fabricar una cerveza que luego usaban para tratar problemas en el tracto urinario. Y los ingleses recurrían a la borraja para mezclarla con una cerveza —bebida que usaban luego para tratar la depresión—. Para tratar la tos, los ingleses confiaban en el marrubio, una planta perenne de flores blancas.

Los síntomas de la menopausia despertaron la atención de la nuera de un especialista de hierbas italiano. En 1845, Bernardino Branca combinó 40 hierbas y especies y creó un licor amargo conocido hoy como Fernet Branca. Su nuera María fue la encargada de promocionar sus virtudes. Además de aliviar los dolores menstruales, el Fernet servía según María para curar la fiebre, eliminar los parásitos, estimular el apetito y calmar las jaquecas.

Las propiedades medicinales no estaban reservadas a los licores y aperitivos. Los colonizadores europeos de los trópicos promocionaban en el siglo XVIII y XIX al gin con tónica para prevenir el escorbuto y la malaria.

Fuente: Clarin.com / Elena Conis LOS ANGELES TIMES. ESPECIAL / TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

otras noticias