Logo TuTrago.com

El visionario destilador ciego que produce vodka con agua de hace más de 10.000 años sacada del hielo de Alaska

Descubre más sobre: #vodka #agua #hace #años #hielo
El visionario destilador ciego que produce vodka con agua de hace más de 10.000 años sacada del hielo de Alaska
23/03/2013 “Soy ciego, pero tengo una visión”. A pesar de que una atrofia del nervio óptico nubla su vista hasta hacerle legalmente invidente, Scott Lindquist no lo duda por un instante y cada invierno desde 2005 se embarca en busca de los mejores y más antiguos bloques de hielo que es capaz de encontrar en las aguas del estrecho Príncipe William, en el corazón del Golfo de Alaska.

Allí, el maestro destilador de la compañía Alaska Distillery encuentra su particular mina de oro: entre cinco y 10 toneladas de icebergs de hasta 150 kilogramos de peso cada uno que, derretidos, le proporcionan agua pura con más de 10.000 años de antigüedad con los que destila uno de los mejores vodkas del planeta.

Desde hace 15 años, Lindquist es el único hombre de todo el territorio helado estadounidense en contar con una licencia estatal para ‘cosechar’ milenarios bloques de hielo. Únicamente recoge los icebergs ya desprendidos de los glaciares y que, eventualmente, pueden suponer un peligro para el tráfico marítimo.

Una vez ‘pescados’, los traslada a un antiguo hangar de aviones reconvertido en destilería y los derrite. El agua resultante lo filtra y lo fermenta junto a patatas también recolectadas en las agrestes tierras de Alaska. Así nació en 2005 Permafrost, el primer licor comercializado por la marca, considerado como el mejor vodka de Estados Unidos, y uno de los más premiados a nivel internacional.

“La calidad de esa agua tan antigua es única”, defiende Lindquist en las páginas de la revista ‘Beverage World’. Tras el éxito de Permafrost, y empujado por otro de los socios fundadores de Alaska Distillery, Tobby Foster, la compañía dio el salto al sector de los vodkas con sabores.

¿Vodka de marihuana?

Foster, al que todos en la empresa conocen como ‘el científico loco’, sobrevivió a un accidente de avión en 2003 antes de iniciar su carrera como empresario del licor obsesionado con los productos ecológicos elaborados de manera artesanal con ingredientes autóctonos de Alaska.

En 2010 Foster y Lindquist sorprendieron al mercado con el lanzamiento de su destilado con sabor a salmón ahumado. El año pasado fueron un paso más allá comercializando el primer vodka del mundo fermentado con semillas de marihuana, que fue galardonado con una medalla de oro en los premios Beverage World BevStar Awards.

Estos premios y menciones internacionales han servido para que las ventas de Alaska Distillery se disparen desde los 4.500 dólares facturados en 2008 hasta el millón ingresado en 2012. Sus productos, con un precio medio de 30 dólares la botella, únicamente se comercializan en Estados Unidos y Canadá, aunque también se pueden comprar online en su página web.

Fuente: lainformacion.com

noticias relacionadas