Logo TuTrago.com

Las 10 cosas que probablemente no conocías de la ginebra

Descubre más sobre: #cosas #ginebra
Las 10 cosas que probablemente no conocías de la ginebra
13/08/2014 Antes de zambullirnos (figuradamente) en ella, pongámonos de acuerdo en aquello en lo que seguramente todos estemos de acuerdo respecto a la ginebra: la Reina Madre era una gran apasionada de ella, es muy digestiva (o al menos eso aseguran los camareros que la ofrecen después de una opípara comida) y hasta hace poco, cuando pasó a formar parte del repertorio alimenticio de la cultura ‘hipster’ en forma de gin-tonic, era una demodé bebida de taxistas y jubilados.

Eso era hasta que hace un par de años volvió a ser reivindicada por las huestes modernas y, siguiendo la lógica de la oferta y la demanda, la copa de Larios que hace unos años costaba cinco euros en el bar de la esquina puede haber elevado tranquilamente su precio hasta los doce. Eso sí, con paladas de lima, tónicas premium de a cuatro euros el botellín y toneladas de palabrería de connoisseur.

Hoy en día, todo urbanita que se precie es susceptible de convertirse en un experto en ginebra, y hasta el más pardillo te puede explicar en menos de lo que canta un gallo cuáles son las mejores ginebras de gama alta, la importancia de oxigenar el líquido, cuánto debe medir la circunferencia del vaso y mil cosas más que a buen seguro se las traerán al pairo a las legiones de varones old school que, cada noche, en cada uno de los rincones de nuestro país, piden un yintoni acodados a la barra del bar más cercano. Pero seguro que ni unos ni otros conocían algunos de estos diez detalles curiosos sobre la historia de la ginebra.

  • La palabra “ginebra” viene de “juniperus”, “enebro”
    La bebida se obtiene por destilación de la cebada, aromatizada con bayas de enebro y otros elementos botánicos. Recibe su nombre, precisamente, del enebro (en inglés, “juniper”), o “juniperus communis”. La ciudad de Ginebra obtiene su nombre del término celta “genava”, que significa “estuario”.

  • Es una de las bebidas cuyo sabor puede ser más variable
    Debido al proceso de producción de la ginebra, en el que intervienen un gran número de aditivos de origen vegetal y ya que cada destilador sigue un modelo propio, el sabor de una ginebra u otra puede ser muy diferente. Las dos ramas más importantes son la holandesa y la londinense; la primera está menos purificada y sabe más a grano, mientras que la londinense no tiene ni edulcorantes ni colorantes, que para eso es dry.

  • No suele beberse sola
    La mayor parte de expertos sobre la ginebra recuerdan que es, ante todo, una bebida para mezclar con otras, lo que la convierte en componente esencial de muchos cócteles. Una encuesta realizada por Imbibe, una revista americana de bebidas, indicaba que la ginebra ocupaba el octavo puesto entre las bebidas que se consumen solas, detrás del bourbon, el scotch, el ron, el tequila, el whiskey, el brandy y el vodka. La razón es que los botánicos de la ginebra realzan su sabor al ser mezclados con otros líquidos.

  • Se usaba para combatir la malaria
    Los descubridores y viajeros del siglo XVIII corrían el riesgo de contraer muy diversas y peligrosas enfermedades en su devenir por medio planeta. El amargo compuesto conocido como quinina era la prevención ideal para evitar la malaria, pero tenía un problema claro: su desagradable sabor. La solución era tan sencilla como mezclarlo con la ginebra, lo que algunos han considerado como el origen del gin-tonic. Hoy en día, las tónicas apenas tienen quinina, por lo que no nos salvaguardarán de la malaria. Además, la ginebra también fue empleada para combatir el escorbuto.

  • Filipinas es su mejor mercado
    El tristemente devastado país oceánico es el mayor consumidor mundial de ginebra, con un mercado de casi la mitad (un 43%) de la producción mundial de ginebra. La Ginebra San Miguel se ha hecho con tan apetitoso sector del mercado, despachando 22 millones de cajas al año, a repartir entre más de 90 millones de habitantes. Otros grandes consumidores de ginebra son el Reino Unido, Estados Unidos y, claro, España.

  • Se creó en Holanda, no en Londres
    Aunque la ginebra esté asociada a Gran Bretaña en general y a Londres en particular, su origen es holandés. Se cree que fue obra de un físico llamado Franciscus Sylvius a mediados del siglo XVII, aunque existe constancia de otras apariciones previas de una bebida con unas características semejantes. Sea como fuere, fue en los Países Bajos donde se comenzó a comercializar este destilado con el objetivo de tratar problemas médicos como el lumbago, las piedras biliares o la gota; poco después comenzaría a penetrar en Londres.

  • Diezmó la población de la capital inglesa
    A comienzos del siglo XVIII era bastante común que en Londres se destilase ginebra de forma casera, debido a la facilidad del proceso. En algunos casos se le añadía aguarrás, y en otros se llegaba a incluir ácido sulfúrico durante la destilación, con el objetivo de pronunciar el aroma. Estas y otras variaciones terminaron dando lugar a miles de envenenamientos que contribuyeron a diezmar la población de las barriadas menos favorecidas de la capital inglesa.

  • Un Martini es ginebra
    Estamos tan acostumbrados a denominar Martini a la célebre botella verde que olvidamos que este es también un cóctel formado a base de vermú y ginebra (salvo en el caso del vodka Martini, donde la bebida rusa sustituye al gin).

  • Acabó con la vida de Francis Scott Fitgzerald
    En 1940, la en un pasado lujosa existencia del autor de El gran Gatsby había sido consumida en multitud de excesos, entre los que se encontraban, cómo no, los alcohólicos. Tras veinte años de trasiego imparable de bebidas espirituosas, Fitzgerald afrontó el cambio de década con una maltrecha salud, arrastrando las secuelas de dos ataques al corazón. Después de decantarse brevemente por la cerveza, el escritor volvería a la ginebra con funestas consecuencias, y el 20 de diciembre un ataque al corazón letal acabaría con su vida. Según cuenta la leyenda, el escritor bebía ginebra porque su aliento olía mucho mejor que con otros alcoholes.

  • Fue la bebida preferida durante la Ley Seca
    Por la misma razón que Londres se convirtió en un importante productor ilegal de ginebra, las bañeras de los apartamentos americanos terminaron dando lugar a miles de litros de ginebra, la bebida más demandada en aquel momento (y no únicamente por el bueno de Fitzgerald). Ello dio lugar a muchos de los cócteles célebres hoy en día, como es el caso del gimlet: debido a su mal sabor, era necesario mezclarlo con otras bebidas para camuflar este. ¿Qué es el gimlet? El cóctel preferido de Philip Marlowe, el célebre personaje de Raymond Chadler al que dio vida Humphrey Bogart en El gran sueño (The Big Sleep, Howard Hawks, 1946): dos tercios de ginebra y un tercio de zumo de lima.

Fuente: elconfidencial.com

noticias relacionadas