Logo TuTrago.com

Descubre por qué somos más ''peleones'' cuando tomamos alcohol

Descubre más sobre: #descubre #alcohol
Descubre por qué somos más
29/10/2014 Si alguna vez has tomado más de un trago (o diez) en un bar, seguramente te sentirás identificado con esta situación: un tipo borracho se tropieza contigo, derrama su cerveza encima de ti, y te molestas.Te convences que lo hizo a propósito y empiezas a refunfuñar. De acuerdo a un estudio publicado en Personality and Social Psychology Bulletin, probablemente fuiste víctima de uno de los efectos del alcohol: "asumir que las acciones de otros son intencionales".

Los investigadores estudiaron un grupo de sujetos masculinos haciéndolos pensar que estaban en una especie de "cata de bebidas", a los que le dieron jugo con o sin alcohol. A la mitad del grupo se les dijo que estaban probando una bebida alcohólica, incluso aún si no tenía alcohol (esto permitió separar los efectos del alcohol de los efectos de pensar que estas borracho), la otra mitad bebió el jugo puro sabiendo que no tenía alcohol.

Después de la "cata" se les pidió que identificaran una lista de acciones como intencional o accidental (Por ejemplo "El borró el correo electrónico"). 

Casi todos los participantes, sin importar en qué grupo estaban, juzgaron todas las declaraciones inequívocas correctamente. Sin embargo, cuando las acciones eran ambiguas y podrían haber sido intencionalmente o no, los participantes "borrachos" eran mucho más propensos a percibir las acciones como intencionales a comparación de los participantes que estaban sobrios. El diseño inteligente de este experimento permitió a los investigadores separar los efectos físicos reales del alcohol de los efectos de expectativa (pensar que estás borracho sin beber alcohol). Lo que los sujetos pensaban que habían consumido, no afectó sus respuestas, sólo si realmente habían consumido alcohol o no.

El alcohol hace mucho más probable en creer que el tipo que te golpeó (con culpa o no) en el bar está tratando de hacerte daño, en vez de reconocer que probablemente ni siquiera te vio en el camino con su borrachera. Esta manera sesgada de pensar es un factor importante en la relación entre el alcohol y la agresión. Así que la próxima vez que te hayas molestado con alguien después de unos tragos, piensa dos veces antes de golpear al tipo: él está probablemente más borracho de lo que tu estás.

Traducido y tropicalizado por TuTrago.com de: Arstechnica.com

noticias relacionadas