Logo TuTrago.com

Bolivia espera exportar aguardiente de coca

Descubre más sobre: #coca
Bolivia espera exportar aguardiente de coca
15/11/2006 Una empresa de bebidas ha lanzado por primera vez al mercado boliviano un aguardiente de coca, llamado ajayu, que mezclado con Coca Cola fue bautizado por los paceños como “Coca Libre”, en la perspectiva de exportarlo a Venezuela y Cuba.

El ajayu ('alma' o 'espíritu' en lengua aymara) es un aguardiente natural con un grado alcohólico de 32%, decantado de extracto de hojas de coca y cuya destilación demandó el diseño de un alambique especial.

Al paladar, este aguardiente conserva intactos sabor y olor característicos de la hoja de coca, que en Bolivia, Perú, Ecuador y norte de Argentina y Chile, se mastica ancestralmente para mitigar el hambre y la fatiga y uno de cuyos elementos, cernidos sintéticamente, el alcaloide 14, se emplea igualmente para la fabricación de droga.

Según el productor del ajayu, Adrián Alvarez, un ingeniero químico al servicio de la destilería paceña El Viejo Roble, este aguardiente también conserva las cualidades de la coca, es decir “más calcio que la leche, más hierro que la espinaca e igual fósforo que el pescado”.

“Queremos que este aguardiente se vea reflejado como una marca de país, así como el tequila en México o el whisky en Gran Bretaña”, dijo el químico.

Cada botella de tres cuartos de litro de este trago contiene una cantidad equivalente a 25 gramos de coca.

La masticación o acullico de 100 gramos de coca equivale al suplemento alimenticio de un día para un cultivador, indígena o mestizo boliviano, para cuya tradición la coca tiene un alto valor nutricional y también ritual.

Apenas emplazado en el mercado, el ajayu fue consumido con Coca Cola y unos cuantos cubos de hielo, y pronto se convirtió en el "Coca Libre", en alusión al "Cuba Libre" que se hace con ron.

También lo han tomado puro, como si fuera tequila, o con jugo de frutas, como 'destornillador' “ en vez de vodka, según Alvarez.

El aguardiente tiene un valor de 30 bolivianos (menos de 4 dólares), la botella de tres cuartos de litro.

En momentos en que el presidente Evo Morales, un cultivador de coca y primer indígena en 180 años de historia que gobierna el país andino cuya población en su mayoría desciende de etnias precolombinas busca acabar con el estigma que rodea a la hoja como insumo de la cocaína.

La coca ha sustituido incluso a la yerbabuena para la preparación del famoso ” mojito cubano “ en locales bolivianos.

Estados Unidos, principal cooperante de la lucha antidrogas boliviana, se opone a la política del presidente cocalero boliviano, que permite el cultivo del arbusto en zonas prohibidas por ley.

La empresa de licores también ha puesto a consideración de los parroquianos bolivianos un licor de coca, que podría ser brindado como aperitivo o bajativo, para aligerar una comida pródiga en carnes rojas y granos.

En formato y precio similares a los del aguardiente, esta miel de coca, bastante dulce de color verde oscuro, con un grado alcohólico de 23%, se ha convertido en una novedosa opción en la gastronomía criolla.

La fabricación de ambas bebidas se enmarca en los esfuerzos políticos de Morales por lograr la industrialización de esta planta, domesticada hace 10 000 años por los habitantes de los Andes sudamericanos.

"El gobierno de Venezuela ha comprometido a Bolivia toda su ayuda para industrializar la hoja de coca. Esperamos que esa ayuda se vea reflejada en la compra de estos productos", alentó Alvarez.

Fuente: ElComercio.com

noticias relacionadas