Ron Carúpano o el arte de un ron excepcional

lunes, 17 de mayo de 2010

Ron Carúpano o el arte de un ron excepcional

La historia del ron de Carúpano es larga y al mismo tiempo, la mejor documentada sobre el tema en el país, en mucho gracias al acucioso trabajo del historiador Carlos Viso.

Condiciones especiales para el cultivo de la caña y hombres competentes para destilar y añejar alcoholes son los que le han dado fama al ron de Carúpano. Un clima que se alimenta de las corrientes de aire del Atlántico y del Caribe y que suben repletas de humedad hacia el sur de las montañas ubicadas detrás de Carúpano y que luego descienden a los valles de San José de Aereocuar, Casanay y Macarapana, como afirma Viso, hace posibles suelos frescos y húmedos, ideales para la caña. Las bodegas para el añejamiento, frescas y aireadas, por lo general ubicadas al pie de las montañas, han sabido guardar el ron, ese Ron Viejo de Carúpano, delicado, suave y expresivo que hoy en día encarnan los rones de Destilería Carúpano.

La Hacienda Altamira, donde se encuentra ubicada en la destilería, pudiera ser el paradigma de la historia de los más de 200 años del ron de Carúpano. Precisamente es en esa propiedad, fundada en 1762, donde por primera vez se experimenta el proceso de añejamiento de aguardientes de caña de azúcar en barricas de roble importadas de España, y que originalmente contenían vino. De allí el nombre de Ron Viejo, cuya elaboración exigía un tratamiento delicado y cuidadoso.

Destilería Carúpano selecciona exclusivamente alcoholes de carácter superior y usa la más pura agua extraída de sus propios manantiales. Estos dos elementos de excepcional calidad-alcohol y agua contribuyen de manera fundamental con el incomparable rasgo distintivo de sus rones; pero adicionalmente, la madera de las barricas de roble blanco americano que se utiliza para añejar y el tiempo de envejecimiento, aportan también un altísimo valor al sabor de estos rones, al incrementar su complejidad, su fragancia y su delicadeza. La naturaleza de sus rones se debe igualmente a la ubicación geográfica de la destilería, en la Hacienda Altamira, ubicada en el Valle de Macarapana, donde se desarrolla un microclima particular con un alto grado de humedad dadas las brisas procedentes del Mar Caribe y sus altas temperaturas, lo cual permite que el proceso de maduración se acelere, duplicando la velocidad de las reacciones químicas que tienen lugar en el interior de la barrica. ¿La consecuencia? Rones más maduros, complejos y delicados.

Siempre he pensado que el ron de Oriente, y específicamente el ron que se viene haciendo en Carúpano desde mediados del siglo XVIII, es el ron con más tipicidad y personalidad de todos los rones elaborados en nuestro país. Los rones de Carúpano, cosechados en pagos en donde se inicia, dicho sea de paso, la historia del ron en Venezuela, están muy marcados por la calidad del agua y los microclimas producidos por el frescor de las brisas marinas que entran al Valle de Maracapana desde la Península de Paria. Las bodegas de añejamiento de Destilería Carúpano están muy marcadas por estas condiciones, lo que permite los sabores y aromas de sus mejores rones, tales como el Legendario, Solera Centenaria, el Carúpano Oro o el magnífico Bolívar Antiguas Reservas, excelente ron de producción limitadísima. El que una destilería como Carúpano haya hecho posible un ron vintage, Legendario zafra 1983-apenas 500 botellas numeradas están disponibles para todo el mundo al año y hasta que las reservas se agoten-, en el fondo una auténtica rareza, casi un incunable, habla del prestigio que los rones de Oriente se supieron ganar cuando otros ni siquiera existían como referencia de calidad. Ron Carúpano es proyección irrefutable de una geografía y un clima muy especial marcado por la cercanía del Mar Caribe y por la sabiduría de una extraordinaria tradición.

No es casualidad, pues, que este año los mejores rones de Destilería Carúpano hayan sido galardonados con sendos premios en importantes competencias a nivel mundial. Legendario ganó doble medalla de oro en el San Francisco Spirit Competition, y medallas de oro en el The Polished Palate- International Rum Festival y en el Concurso Mundial de Bruselas. Carúpano Solera Centenaria logró, así mismo, medalla de oro, también en el Concurso Mundial de Bruselas.

Ron Carúpano es una hermosa metáfora que se traduce en la excelencia y calidad de sus productos. La armonía, profundidad y equilibrio de sus mejores rones así lo demuestran. La denominación de Origen Ron de Venezuela, sin duda alguna, tiene en el ron carupanero uno de sus mejores exponentes.

Fuente: Destilería Carúpano/Vladimir Viloria