La Ginebra vuelve a reinar

viernes, 25 de junio de 2010

La Ginebra vuelve a reinar

Histórica y múltiple, tradicional y moderna, la siempre bienvenida bebida holandesa, adoptada por ingleses, norteamericanos e incluso indios, se ha vuelto a poner de moda en los bares de todo el mundo

La ginebra vuelve a reinar. Acosada por rones, vinos y espirituosos, esta alcohólica obtenida a base de un cebada y cereales, para después de ser destilada aromatizarla con bayas de enebro y otras hierbas, vuelve hoy a ocupar su puesto en los más importantes bares del mundo, mientras el Martini, su gran cóctel embajador, adopta múltiples formas.

Ginebras dulces, semisecas o secas, de colores que varían entre el dorado hasta el totalmente transparente, con graduaciones alcohólicas múltiples, que pueden llegar a los 60º, renuevan constantemente su bouquet con nuevas fórmulas, guardadas tan secretamente como la que conservó el profesor de la Universidad de Medicina de Leiden, Franciscus Sylvius, a quien se le atribuye la autoría a mediados del siglo XVII de este destilado de fama mundial.

Dicen que el célebre médico buscaba un remedio para las afecciones renales y por ello mezcló los alcoholes obtenidos de la cebada, el centeno y el maíz con las bayas de enebro.

Añade la historia, además, que el gin tonic, o agua tónica con la cual se acompaña la ginebra, fue también un accidente histórico, al agregarle quinina al agua los ingleses que colonizaban la India, tratando de evitar la malaria, y queriendo modificar en algo ese amargo sabor encontraron en la ginebra el compañero ideal.

Y es que de leyendas e historias ha estado sembrado el largo camino de la ginebra desde los dispensarios y hospitales hasta los más encumbrados bares de nuestra época. Por eso nadie duda que la Ginebra ha vuelto para recobrar el trono que siempre le correspondió, ya sea sola o acompañada con diversas mezclas en cócteles, pero luciendo siempre su bella corona como la reina de los destilados.

Fuente: excelenciasgourmet.com