Veroes, una aventura ronera

martes, 24 de agosto de 2010

Veroes, una aventura ronera

Desde hace 8 años se produce Veroes, cuyo mercado principal es España y Portugal
Cada gota dorada significa cuidado y esfuerzo. Desde hace ocho años, se destila y añeja Veroes, un ron artesanal que se está colando en los vasos de algunos países europeos.

La idea y el esfuerzo por preparar un ron de altos estándares fue, y es, de Leopoldo Molina. Con 30 años en el mercado de alimentos y, en especial, del azúcar, apasionado del ron, quiso producirlo a partir de la melaza que quedaba de la producción de los centrales azucareros que visitaba.

Las primeras botellas salieron para el sur de España. Ahora también llegan a Portugal y próximamente a Italia, según cuenta Molina. Y esa fue la idea inicial, atender el mercado de exportación. Sólo en 2009, enviaron 30 mil cajas a España.

En esta aventura ronera contó con un apoyo invaluable, el de Enrique Méndez, que fue maestro ronero durante más de cinco décadas en una de las principales productoras de ron del país.

Como todos los rones venezolanos, por ley deben añejarse un mínimo de dos años. Esto los hace aún más valiosos al competir con rones procedentes del Caribe. Cuenta Molina que, en el caso de Veroes, ya se cuentan con 500 mil litros añejándose en Carúpano y que provienen de la destilería ubicada en Maturín. Luego se embotellarán en Carúpano. Este año presentarán el Gran Reserva, con tres años de añejamiento, y el Producción Limitada, con cinco años.

El añejamiento de Veroes se realiza en barricas de roble blanco, sin aditivos y sin colorantes. "El aroma y el color ambarino es totalmente natural, se lo da la madera. Eso, y el reposo que le damos de un mes ya en botella y que le otorga homogeneidad, hacen la diferencia con otros productos similares", asegura Molina. También afirma que el alcohol que produce la destilería ubicada en la población yaracuyana de San Javier, es "cañoso", especial para hacer buen ron y, dice Molina, sin hacer daño, generar resaca y, menos aún, "poner agresivo a nadie".

Aunque es muy pequeña, pues no llega ni al 1% del mercado, Destilería Veroes (www.destileriaveroes.com o ronveroes en Facebook) sí tiene presencia local, especialmente en Caracas y Margarita. Asegura que quienes lo han probado lo buscan y que es de los favoritos de los mixólogos para preparar cocteles "porque tiene el añejamiento perfecto", dice. El pico largo de la botella también facilita la preparación de los cocteles, añade Molina.

Con ocho años oliendo, degustando y sintiendo el dorado ron, Leopoldo Molina sabe cómo disfrutarlo. "En la playa, con aguakina y un toque de limón. En la casa, puro, solo con hielo. Y, después de una cena, totalmente puro".

Fuente: eluniversal.com