Logo TuTrago.com

El largo camino del vino

Descubre más sobre: #vino
El largo camino del vino
04/09/2010 Un gigante del vino crece a pasos agigantados. Estados Unidos se ha convertido en el país que más consume esta bebida en el mundo y seguramente será el primer productor. Todo comenzó con un programa televisivo que anunció los beneficios del vino para la salud y la cruzada de los creyentes que plantaron viñedos incluso en lugares ajenos a cualquier pronóstico. Miro Popic recorrió miles de kilómetros repletos de bodegas para concluir que además allí se elabora una calidad inédita.

Estados Unidos ha pasado a ser el principal consumidor de vino del mundo y, dentro de poco, también será el primer país productor. En 50 de los 52 estados de la Unión se produce vino que hoy es considerada allí la bebida alcohólica más popular, incluso más que la cerveza.

Sólo en California, por citar un ejemplo, se produce más vino que en Argentina, que es el quinto productor mundial. ¿Cuándo comenzó este interés por el vino en el imperio? Los archivos nos hablan de un programa de televisión de 1991, donde unos médicos, Ellison y Reanud, explicaron que los franceses consumían una dieta rica en grasas y con alto colesterol, sin embargo tenían una tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares un tercio menor que la de Estados Unidos. El hecho se lo atribuían al alto consumo de vino, especialmente tinto. Y ese hallazgo se conoce como la paradoja francesa.

Al día siguiente, se agotó el vino en los automercados, especialmente merlot, y de ahí en adelante no ha cesado de incrementarse su consumo, así como los estudios que reconocen los beneficios que para la salud representa un consumo racional y cotidiano del vino.

El 94% del vino norteamericano procede de la costa noroeste, de los estados Washington, Oregon y California, frente al océano Pacífico, entre los paralelos 30º y 45º. Hoy, desde Canadá hasta México, en todo el lado oeste, se produce buen vino.

La viña avanza y se consolida en pequeñas propiedades sobre montañas, donde el riesling y el pinot noir logran imponerse y romper con el estilo amaderado del cabernet californiano. Los vinos de Oregon son diferentes. La mayor parte del suelo es de origen volcánico; cada microclima es diferente, con variaciones climáticas intensas. Muchos lo comparan con la situación de Borgoña, en Francia, pero más bien se trata de que cada quien hace lo suyo sin pretensiones de imitar a nadie. De ahí que no podemos hablar de un solo estilo de vino, sino de múltiples. Más todavía cuando se trata de pinot noir, la más difícil de las uvas, que parece encontrar entre la niebla, frente al Pacífico, un lugar que le gusta.

Fuente: el-nacional.com

noticias relacionadas