Licores para paladares arriesgados

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Licores para paladares arriesgados

Decir que son bebidas distintas minimiza el impacto. Estos líquidos provienen de tierras lejanas, en envases extraños; incluso, pasan mágicamente de una serie de ficción a la máquina expendedora. La demanda de consumo para los paladares más variados está, como lo muestra esta lista de productos, llegando al alcance de la mano. Sólo falta atreverse a probarlos.

Los vietnamitas elaboran el vino de serpiente desde hace años, pero a ojos occidentales resulta escalofriantemente novedoso. Esta bebida, que consta de licor de arroz, hierbas y una serpiente destilando veneno, se publicita como antídoto para la caída de pelo y la impotencia. Las proteínas letales, se aclara, caen desactivadas por el metanol. Sólo para temerarios.

Licor tres lagartos, los asiáticos parecen tener un gusto especial por los terrarios. Quizá sea superstición, pero en algunos pueblos chinos y vietnamitas circula la creencia de que introducir tres lagartos en un licor otorga más energía al cuerpo de quien lo beba.

Idealmente, la pizza se acompaña de una buena cerveza bien fría, pero los norteamericanos Tom y Athena Seefurth decidieron acortar camino e inventaron una cerveza de pizza, que es tan artesanal como una redonda de mozzarella. La receta incluye centeno, ajo, tomate, orégano, y una pizca de malta.

Otro brebaje con sorpresa es el vino de ratón. Este explosivo cóctel es en realidad otra arma contra cualquier enfermedad imaginable, y se prepara en una especie de whisky de arroz, en el que se deja fermentar una cría de ratón (máximo tres meses) por espacio de un año.

La Stout chocolatada con esencia a donas. Aunque hay antecedentes de una sweet stout británica, que utiliza cascarilla de cacao para destilar un bouquet de buen cuerpo y dulzón, la maltería Shenadoah Brewing fue un paso más allá al introducir esta variedad que no sólo incluye malta achocolatada, sino chocolate real con esencia de donas.

Licor de marihuana, este invento procede de Holanda, y al igual que el yuyo del que se extrae, se vende libremente en las calles de Amsterdam. La graduación alcohólica es más bien liviana (sólo un 14,5 %); y dicen que basta con observar su verde electrizante para rendirse a sus encantos. Se recomienda como digestivo para después de las comidas.

Al fin, una bebida con “huésped” que no resulta tan repulsiva. La Vodka de tocineta se manufactura en la ciudad de Seattle; cuenta en su interior con una lonja de tocineta recién cocida y es, desde luego, un vodka espirituoso, picantón. Se lo publicita como ideal para hacer un Bloody Mary y experimentar creando otros tragos.

Fuente: planetajoy.com