Los exclusivos vinos en tubos de ensayo

jueves, 14 de octubre de 2010

Los exclusivos vinos en tubos de ensayo

Una empresa francesa sacó a la venta una caja portable en la que se pueden guardar hasta 24 tubos de ensayo con diferentes vinos.

Si eres un amante del vino, más de una vez te habrás decepcionado pensando en que para conocer del tema no te alcanza la vida: probar todas las etiquetas famosas del mundo, o al menos una parte importante, es una tarea tan deliciosa como imposible. Pero ahora la cosa cambió. Una empresa francesa -Wine Side- promete solucionarte el problema con una prolija y coqueta caja de tubos de ensayo. Sí, leíste bien: tubos de ensayo. Vienen hasta 24 muestras por caja y en una tarde puedes recorrer los mejores productores de Saint Emilion, por ejemplo, o saborear los famosos Pessac Léognan, Pomerol, Châteauneuf du Pape, Médoc y Côtes, sin haber gastado una fortuna en botellas carísimas.

Es cierto que ningún tubo de ensayo puede equiparar una colección de buenas botellas bien guardadas en una cava, pero no menos cierto es que para guardarlas tienes que ser un potentado, sea para conseguirlas o para atesorarlas en condiciones ideales. De ahí que el Wine Side sea un invento genial. Piensa que en una cena puedes convidar los coquetos tubos con tapa a rosca como si se tratara de puros, y entre varios amigos catar toda una región, o una variedad, o distintas añadas.

En la empresa están convencidos que tienen una revolución entre manos. Según afirman, es cuestión de tiempo antes de que su Wine Side ocupe las cavas de los aficionados. Las ventajas parecen evidentes: es transportable, fácil de guardar, los tubos son vistosos y además permiten diversidad en poco espacio.

Cada tubo, con 60 ml, rinde una copa. La justa medida de una degustación, como para que puedas saber qué tiene tal productor de una región determinada comparada con el que está a unas pocas cuadras, tal vez con pendiente de terreno más o menos pronunciada.

En Wine Side afirman que haber comenzado a vender sus tubos en Francia tiene sus ventajas. Es tan complejo el vino francés, y hay tantas etiquetas tan famosas, que empezar por simplificar lo difícil es una opción obvia. Pero los objetivos de la empresa no terminan en las fronteras que controla Nicolás Sarkozy. La idea es realizar una selección de los mejores vinos de cada uno de los países productores del mundo, como para poder tener una colección completa sin ocupar más volumen que el que ocuparía una biblioteca estándar.

El único punto que Wine Side parece no satisfacer a gusto es el de la guarda. Se sabe que cuanto mayor es el recipiente en que se ésta se realiza, mayor es el tiempo que aguanta el vino.

Hasta ahora sólo se los consigue en Francia y para los vinos galos, pero la empresa estima que antes de 2011 desembarcará con este proyecto en Sudamérica. La mecánica de selección de los vinos es simple: buscan a los mejores productores de un país y compran una porción de los mejores vinos antes de embotellar. Luego los ponen en sus tubitos cool, empaquetan la región o el país, y salen a la venta al poco tiempo. Si eres amante del buen vino y no puedes esperar a envejecer para probar lo que hay en el mundo, puedes ir visitando Wine Side (www.wineside.fr) para comprar algunas cajitas.

Fuente: planetajoy.com