El vino "kosher" gana cada vez más seguidores

jueves, 23 de diciembre de 2010

El vino "kosher" gana cada vez más seguidores

La comunidad judía demanda cada vez más vino "kosher", el único consumido por esta minoría religiosa, cuya elaboración exige un estricto y puntilloso proceso supervisado por un rabino que es quien le concede el certificado de aptitud."Kosher" procede del yidis y significa "puro, apto" y así figura en el Talmud, el libro que recoge las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, leyendas e historias.

Estos vinos no sólo entusiasman a la comunidad judía de EEUU -la mayor fuera de Israel-, sino que cada vez tienen más éxito en Francia, Bélgica o Reino Unido, y pueden encontrarse en tiendas de productos "kosher" pero también en "delicattesen" e incluso en hipermercados.

La introducción de estos peculiares vinos en los restaurantes ha abierto un hueco a las bodegas que, como Ramón Bilbao, los elabora con la certificación "mevushal", que exige la pasteurización del vino antes de su embotellado para poder ser descorchado "por mano de un gentil", o sea un no judío.

Se trata de atender una creciente demanda de judíos religiosos, a los que gusta acudir a un restaurante y compartir mesa y mantel con un vino que cumple todas las garantías "kosher", permitido y certificado por un rabino, según han explicado a Efe el director de Exportación de Bodegas Ramón Bilbao, Luis Miguel Soler.

Para que un producto sea considerado "kosher" su elaboración ha de respetar unos preceptos que comienzan en la descarga de la uva recién vendimiada y finaliza en el embotellado, detalla Rebhy. El vino con el que se elabora el "kosher" en Ramón Bilbao, cuya marca es Ramón Cardova, procede de viñedos con una antigüedad superior a los diez años, como ocurre para el resto de caldos que elabora esta bodega.

Según José Miguel Soler, lo más representativo de todo el proceso es la constante revisión y supervisión por parte del rabino, en cuya ausencia, todo tiene que estar precintado para evitar que pueda ser manipulado por "mano gentil". Uno de los momentos importantes es el "cierre" de los trabajos del día cuando el técnico debe asegurarse de que el depósito contiene sólo vino "kosher", para lo que la manguera debe quedar perfectamente limpia, acondicionada y sellada, así como la puerta del depósito y los grifos.

Así, una vez que una barrica o el depósito se ha completado para elaborar un vino "kosher" es precintada con la firma del técnico, con lo que éste se asegura de que ninguna "mano gentil" manipulará el vino, detalla José Miguel Soler.

Fuente: excelenciasgourmet.com