Cuba ¿sin ron?

martes, 14 de marzo de 2006

Cuba ¿sin ron?

La escasez de insumos que se derivan de la caña de azúcar amenaza la exportación de uno de los productos más apreciados de la isla caribeña.

Si el tabaco y el azúcar son los personajes más importantes de la historia de Cuba, según sentenció el gran ensayista Fernando Ortiz, entonces la isla afronta una disfunción escénica en toda regla. Aunque todavía es mucho más fácil conseguir en La Habana una botella de ron que un saco de papas, la falta de insumos básicos (derivados de la caña de azúcar) para la fabricación del ron cubano puede poner en peligro la exportación de uno de los productos más apreciados del país.

De momento, la escasez de materia prima para su elaboración ha afectado al suministro del licor en la capital cubana, según reveló recientemente el semanario Trabajadores.

En enero y febrero, la producción de ron a granel y embotellado en las fábricas de La Habana funcionó a medio gas debido a la insuficiencia de algunos insumos básicos, como el alcohol, el caldo de ron y el aguardiente. El ron que se vende a la población en pesos cubanos (a través de la red de distribución llamada Cadena) es el que más está sufriendo ese desabastecimiento, aunque también se ha resentido el licor que la industria dedica a la venta en las Tiendas Recaudadoras de Divisa (TRD) en pesos convertibles (CUC), la moneda fuerte del país tras la salida de circulación del dólar a finales de 2004. Incluso la exportación de la bebida nacional de Cuba puede verse alterada si no se pone remedio a la crisis. "En enero no vendimos nada a la Cadena y en febrero sólo 2 mil 170 cajas, pero como en este mes no ha entrado ninguno de los insumos necesarios hay peligro de que no podamos exportar lo previsto para marzo", aseguró a finales de febrero a Trabajadores Dora Carbonell, subdirectora de producción de la Empresa de Bebidas y Refrescos (Ember) de la capital cubana.

Según este semanario, Cuba Ron, la empresa suministradora de insumos como el alcohol, el caldo de ron y el aguardiente, "ha presentado dificultades para la entrega". Los datos aportados por Carbonell son reveladores: En febrero, la fábrica de Cuba Ron en Cárdenas, en la provincia de Matanzas, debió enviar a la capital 120 mil litros de alcohol y 60 mil litros de caldo de ron, pero no cumplió con lo estipulado, debido, según los responsables de esa fábrica, a una "rotura de la caldera".

Las consecuencias son notables. En enero se pusieron a la venta en la capital cubana 248 mil litros de ron a granel, casi 200 mil litros menos que en el mismo mes del año pasado. Y en las dos primeras semanas de febrero, sólo se comercializaron 75 mil litros, muy lejos de la previsión realizada para todo el mes, que alcanza los 545 mil litros.

En los establecimientos de la capital cubana que venden en pesos convertibles ha sido perceptible la reducción de botellas de ron en sus anaqueles. "Hay poco ron por dos razones: está llegando menos y la gente está bebiendo más", fue la vehemente explicación ofrecida a este periódico por un empleado de un supermercado habanero.

En cualquier caso, todavía es pronto para saber cómo afectará esta carencia de materias primas a la exportación de uno de los productos que más se asocia a Cuba y cuya industria saca cada año al mercado 43 millones de cajas (para la exportación y el mercado interno), comercializadas a través de 34 marcas diferentes, según datos del Ministerio de la Industria Alimenticia.

Azúcar amargo

El año pasado, la cosecha de caña de azúcar fue la peor en los últimos cien años en Cuba (1.3 millones de toneladas, frente a los más de 8 millones de toneladas recolectadas en los mejores tiempos), después de que la reestructuración del sector emprendida por el presidente Fidel Castro a partir de 2002 llevara al cierre de más de dos tercios de los ingenios azucareros del país.

Una política que ahora parece ser objeto de un serio replanteamiento por parte del régimen.

Casualmente, la crisis en la producción del ron menos glamuroso coincide con el lanzamiento por parte de la empresa Havana Club de su selecto Máximo Extra Añejo, un ron que saldrá al mercado al precio de unos mil 600 dólares la botella, es decir, el salario medio de un cubano durante nueve años.

Fuente:
TEXTO CÉSAR GONZÁLEZ-CALERO.
El Universal (MEXICO) http://www.eluniversal.com.mx/
Domingo 12 de marzo de 2006