¿Es posible maridar el vino con la comida rápida?

viernes, 24 de junio de 2011

¿Es posible maridar el vino con la comida rápida?

El arte del maridaje algunas veces puede ser muy complejo y sofisticado, combinar adecuadamente distintos platos dignos de un paladar sibarita se hace una ardua tarea y un tema que nos sumerge en interminables debates y acalorada discusiones que nunca tiene un ganador absoluto. ¿Pero se puede maridar todas las comidas? La respuesta es simplemente “SÍ”, y ahora nos vamos a los extremos y nos preguntamos: ¿se puede maridar la comida rápida”.

La comida rápida ha ido ganando terreno en el mundo entero, su presencia a nivel mundial crece como la espuma, y aunque tiene fama de no ser muy saludable, nadie puede negar que una suculenta hamburguesa o un jugoso perrito caliente ayudan a romper la rutina alimenticia de vez en cuando.

Para estos deslices gastronómicos, o si realmente somos amantes de la “comida rápida”, tenemos buenas noticias, sí podemos maridar con un vino preciso para la ocasión.

• Hamburguesas y vino – Estas son quizá las tentaciones más grandes entre la comida rápida, sola o con queso, la hamburguesa es la reina de entre todas las comidas de comida rápida. Para empezar el maridaje debemos saber que la hamburguesa está elaborada de carne a la parrilla, entonces el maridaje debe ser con un buen vino tinto seco, entre los que podemos nombrar un Cabernet Sauvignon joven o Syrah también de una añada reciente.

• Salchichas y vino – Un buen hot dog siempre viene bien, en estos casos tenemos más opciones de maridaje, ya que las salchichas tienen un sabor menos intenso que las carnes. En estos casos podemos maridar con un vino más suave o inclusive con un vino de mesa.

• Pollo frito y vino – Con este plato cerramos la trilogía más popular de la comida rápida, este plato que usualmente viene acompañado de patatas fritas y ensalada, puede ser maridado con un vino blanco, entre los que podemos nombrar un vivo Chardonnay o un Macabeo.

Debe recordar que la comida rápida usualmente tiene altos contenidos de grasas, el vino en algunas ocasiones puede dejar de ser un buen aliado porque las grasas en la boca pueden atenuar el sabor del vino, al envolver las papilas. En cualquier caso, y para contrarrestar la acción de las grasas, mejor un vino tinto.

Recuerda que en los maridajes la última palabra no está dicha, y que la mejor alternativa es experimentar hasta que encuentres tu maridaje perfecto, buena suerte con tu nueva aventura culinaria entre el vino y la comida rápida.

Fuente: blog.uvinum.es