Grant’s, el whisky blended más galardonado en el mundo tiene espíritu familiar

jueves, 21 de julio de 2011

Grant’s, el whisky blended más galardonado en el mundo tiene espíritu familiar

¿Alejarse un año de todo y de todos sus conocidos para viajar a lugares que nunca ha visitado, sólo para compartir una Gran historia? ¿Sentir placer al sentarse a conversar y a compartir historias sobre su familia y lo que le apasiona en la vida con quienes vaya conociendo en el camino? Exactamente eso fue lo que hizo hace más de cien años un joven escocés, maestro de escuela, llamado Charles Gordon.

Recién casado con la hija del creador del whisky Grant’s, Charles pensaba que valía la pena compartir el negocio familiar con el mundo y aceptó el reto de su suegro, William Grant, de viajar por el mundo y difundir esas historias. Con apenas unos pocos años de experiencia en el negocio del whisky, el joven zarpó de Escocia hacia el Lejano Este y a Australia, con un tercio de las ganancias y una maleta llena con el oro líquido de la familia.

“Todo resulta bien si se trabaja con ahínco y dedicación. Nadie deja de subir, sólo aquellos que dejan de escalar”, escribió Charles poco antes de partir. Hoy, 124 años después, Grant’s es uno de los whiskies más prestigiosos, premiados y más disfrutados en el mundo, comercializando 54 millones de botellas al año en más de 180 países y manteniéndose como una destilería independiente, conducida por la quinta generación de una familia que toda su vida se ha dedicado a hacer el mejor whisky.

Galardonado con más de 50 medallas y premios en los últimos 3 años, el sello escocés comparte su historia y su visión de vivir profunda y enriquecedoramente la vida a través de sus embajadores de marca, celebrando con uno de sus whiskies medalla de oro: el Grant’s 12 años.

John Scott, embajador de la marca, a la vez que profesor de Alimentos y Bebidas en la Universidad San Francisco de Quito se trasladó a Venezuela para dirigir una cata exclusiva de Grant’s 12 años. Los asistentes disfrutaron de una experiencia que recorre vista, olfato y gusto para descubrir las bondades de esta bebida, además de permitirles degustar dos de los más de veinte whiskies que Grant’s 12 años mezcla perfectamente para “sentir” las diferencias de los whiskies single de grano y de los whiskies single de malta.
“Viajé hasta Escocia para aprender y comprender por qué Grant’s es un whisky blended único. Ahora estoy compartiendo este conocimiento y la herencia de las cinco generaciones que se dedican a producirlo, con quienes les interesa profundizar sobre el mundo del whisky”, explica John, tras revelar que este tipo de encuentros seguirán replicándose en el país de forma exclusiva, a través de eventos por invitación.
Otra dimensión del whisky escocés

Grant’s 12 años mezcla un whisky de grano famoso, exquisitamente liviano, que permite que la dulzura y el carácter de los “single malts” de sus destilerías Glenfiddich y The Balvenie, alcancen su plenitud con equilibrio, para dar como resultado una soberbia mezcla final. La diferencia de este whisky de Grano -elaborado en la destilería Girvan- es que se obtiene usando un método único de destilación al vacío a una menor temperatura. El whisky de malta procedente de sus propias destilerías se elabora exclusivamente con cebada malteada.

Cada uno de los whiskies que conforman la mezcla, son madurados en barriles de roble por un mínimo de 12 años. La mezcla, es terminada en barriles de whisky americano de primera mano por otros seis meses. “Esto le imparte una capa adicional de sabor que lo convierte en un whisky complejo, en donde los gustos individuales se unen a la perfección para crear un whisky escocés de gran cuerpo y excelente definición”, acota el embajador de Grant’s.

“La madera es de extrema importancia en la madurez de un whisky, llegando a aportar hasta con el 70% del resultado final en muchos casos. Es la madera la protagonista a la hora del desarrollo de aromas específicos y dependiendo si es roble europeo o americano el maestro mezclador podrá apoyarse para conseguir aspectos y características específicas”, explica John Scott, al tiempo que recuerda que por norma escocesa se debe madurar el whisky en barricas de roble y no en otra clase de madera.

Este minucioso proceso hace que Grant’s 12 años sea definido por los expertos como tibio y frutal, con un toque de especias, de final prolongado con notas de miel y humo, descripción que fue explorada por los asistentes a la cata.

Fuente: TuTrago.com