Logo TuTrago.com

Los Martinis más exóticos y originales

Los Martinis más exóticos y originales
16/08/2011 No es una cuestión de gustos, no se trata de si es más rico un Mojito, una Capirinha o un Manhattan. Cuando se habla del Dry Martini, las palabras están simplemente de más: es el rey de los cócteles, aquí y en la China, en Nueva York y en París. Un trago mítico, que bebía Churchill y James Bond, Luis Buñuel y Dorothy Parker. A más de 150 años de su creación, sigue exhibiendo el mismo pedigree. Lleva en esencia tres ingredientes: gin (algunos lo reemplazan por vodka), vermouth seco y una aceituna o piel de limón. En esa simplicidad reside su éxito.

Vodka Martini Trufado : Es, en realidad, un Dirty Martini, ya que está "ensuciado", con gotas de aceite de trufas, ese hongo carísimo que crece bajo tierra en algunos lugares de Francia, España e Italia. Aquí, la delicadeza del vodka super premium más vendido Grey Goose se deja atemperar por el sabor profundo de la trufa, que lo atraviesa todo, con sus aromas terrosos y únicos. Con unos quesos blandos, como un brie bien maduro, es imbatible.

Herb Martini: Uno de los vodkas más interesantes y sabrosos del planeta, Zubrówka. Se preguntarán: ¿otro vodka más? Sí, pero en este caso no tiene nada que ver con sus competencias: está saborizado con la hierba que sirve de alimento a los bisontes de los campos de Polonia. A su vez, tiene un mínimo de azúcar residual, que le da su cuerpo. Este vodka se usa para preparar su Herb Martini, sumando además jerez, licor de peras y un golpe de Punt e Mes, un detalle que potencia el sabor de las hierbas. Como decoración y perfume lleva un zest de pomelo.

Cigar Martini: Es un chiche europeo: una pistola de humo frío, con la cual se puede ahumar casi cualquier cosa. En este caso, llena la copa cocktail de humo y la tapa con una campana para que se forme una capa aromática sobre el cristal. Mientras, prepara un Dry Martini clásico, con gin Beefeater perfumado con vermouth francés Noilly Prat y una gota de bitter casero también ahumado. Levanta la campana, y cuela esta fría mezcla en la copa.

Extra Dry Martini "de lujo" : Uno pensaría que la versión más clásica y lujosa la iba a encontrar en un hotel cinco estrellas o en un bar muy sofisticado. Un refrescante vaso de composición 15 ml de Noilly Prat y los descarta (sí, lo tira: la idea es que solo quede el aroma impregnado en los hielos, por eso lo de "extra dry"). Luego refresca el gin de alta gama Hendrick's (un gin super premium que la está rompiendo en el mercado mundial, sumando a la mezcla usual de los London Dry Gin rosas búlgaras y pepino), y lo cuela en una copa cocktail enfriada. Para terminar, coloca dos aceitunas verdes que conserva en una mezcla de vermouth dry y salmuera.

Pink Gin: Pink Gin, un cocktail muy bebido a fines del siglo XIX en los más sofisticados antros londinenses. Es una mezcla simple, potente y bien seca, tal como un Dry Martini. Un primo verdaderamente cercano al rey de los cócteles. Refrescan tres gotas de Peychaud (un bitter rojizo y acaramelado) con el gin y lo cuelan en una copa cocktail preciosa, de tallo bien alto.

Des-Coya: El Des-Coya es un Martini que se apoya en el vodka ruso Stolichnaya, aromatizado con una parte de Críos Torrontés. Lo interesante es que el vodka suele conducir muy bien otros sabores. En este caso, a pesar de ser un trago que por sus proporciones es casi todo destilado ruso, el aroma que surge inmediato es el de la potencia frutada de nuestra cepa patria. Para decorar al tono, usan tres aceitunas enrolladas en hojas de albahaca. El costado más delicado de la potencia alcohólica.

Fuente: planetajoy.com

otras noticias