Curiosidades del vino Jerez

sábado, 4 de febrero de 2012

Curiosidades del vino Jerez

Es muy común observar que en Venezuela cuando se sirve una paella el ingrediente que le dará el toque final es un chorrito de Jerez tipo fino, lo vemos en la mesa como un complemento más de este plato y hasta se puede asegurar que no agregarlo significa no degustar la paella como debe ser.

Hoy les daré a conocer la verdadera identidad de este vino tan especial que, en principio, ni siquiera debería ser tan solo un aderezo, sino más bien un excelente acompañante.

El Jerez, en general, es parte de las D.O. (Denominación de Origen). El Jerez y la Manzanilla San Lucar, proveniente de Barrameda, se cosecha al oeste de Andalucía en la ciudad de Jerez de la frontera, España.

La uva principal que se utiliza para su elaboración se llama Palomino la cual se desarrolla magníficamente en esa zona, aunque también están las variedades Pedro Ximenez y Moscatel que servirán para endulzar algunos caldos. Pero no será ni su particular suelo, ni los tipos de uva los que le darán a este vino unas características tan especiales. Sus rasgos los determina el método de elaboración.

El primer paso para obtener un vino de Jerez es fermentar vino blanco producido con uvas Palomino, luego se decide qué tipo de vino se va a elaborar, para los finos que son los más conocidos en nuestro país, se usan solo las mejores uvas de los mejores viñedos.

Luego el vino elaborado se introduce en barriles de roble americano a los cuales se les denomina botas que tienen una capacidad de 500 litros, los mismos tienen una edad media de 40 años.

Tras catar el contenido de las botas se procede a una segunda selección desde donde se clasifican los mejores vinos para ser elaborados como finos y a los mismos se les refuerza con alcohol vínico (un producto destilado de vino).

A continuación, los barriles se llevan a la bodega de envejecimiento hasta que entran en el reconocido método solera y con el tiempo se forma una capa de levadura que se llamara velo flor, la cual no solo requerirá de alcohol sino de oxígeno, es por ello que nunca las botas se llenarán completamente.

Luego de embotellado el resultado es un vino blanco con tonos pajizos, fresco y con marcadas notas a levadura.

También se podrán percibir en nariz frutos secos como las almendras. Una de las mejores armonías de un vino de Jerez fino es con jamones curados tipo ibérico, Será toda una experiencia probarlo con salmón o degustarlo siempre como un aperitivo. Les prometo momentos inolvidables con este vino.

Fuente: eluniversal.com