Un whisky con mucha historia

lunes, 13 de febrero de 2012

Un whisky con mucha historia

En los anales de los viajes más osados de todos los tiempos, la expedición antártica del inglés Ernest Shackleton en 1907 sin duda pelea el primer puesto. Sólo imaginen la desilusión del tipo cuando se vio forzado a volverse, a sólo 150 kilómetros de llegar al Polo Sur. Para empeorar las cosas, Shackleton tuvo que abandonar en pleno hielo tres cajas del whisky escocés Mackinlay's Rare Old Highland Malt. Un completo desastre.

Recientemente, científicos escoceses pudieron echar mano a unas pocas de esas botellas sobrevivientes (encontradas en 2007) y empezaron a analizar en detalle la composición química del scotch. Los resultados indican que el preciado licor del expedicionario fue producido hacia 1896 en la ya desaparecida destilería Glen Mhor y tiene un 47% de alcohol, saborizado con turba de Orkney y añejado en barriles de roble americano. Tras extensivos análisis sensoriales, el master distiller de Whyte & Mackay revolvió su inventario de whisky para crear un nuevo blend que recreara, con la mayor exactitud posible, el gusto y el perfil químico de la herencia de Shackleton.

El mismo contiene maltas raras de Glen Mhor de 1983, además de una gama de nuevas maltas de Speyside, Highland y Jura. El sabor se describe como una compleja mezcla de notas de pera, vainilla, roble y miel, con un toque ahumado. Se produjeron unas 50.000 botellas (con etiquetas de la vieja escuela, con letras hechas a mano) y se vende a US$ 165 la botella: si el precio no te deja helado, la historia de este whisky seguro que sí.

Fuente: planetajoy.com