Entérate de 8 mitos sobre el vino

jueves, 1 de marzo de 2012

Entérate de 8 mitos sobre el vino

1: El vino debe ser decantado o descorchado unas horas antes para que “respire”
Falso. Casi todos los vinos pueden ser servidos en el momento y directamente de la botella. De hecho, solo al 15 o 20 por ciento de los vinos producidos en la actualidad se les debe dar aire antes de ser servidos. Los vinos que se benefician de la aireación tienden a provenir de lugares específicos y se hacen en cantidades relativamente pequeñas.

2: Oler el corcho puede decirnos algo sobre la calidad del vino
El corcho se revisa para saber si está roto, si tiene moho o si hubo alguna filtración grave. Pero creer que al olerlo se sabrá si el vino es de buena o mala calidad es falso; para eso hay que probar el vino. La única información que puede proporcionarnos el corcho es la marca del fabricante y el año de cosecha.

3: Los franceses inventaron los vinos espumantes
Los franceses pueden haber perfeccionado el arte de los espumosos en la región de Champagne, pero no fueron sus ideólogos. El vino espumoso ya había sido elaborado en Inglaterra unos 19 años antes de que Dom Pérignon produzca su primera cuvée.

4: Necesitas una cava para almacenar el vino
No necesitás tener una cava privada para almacenar el vino. Cualquier armario o alacena sirve, incluso si tienes una etiqueta de hace varias décadas. Solo necesitas asegurarte de que permanezca acostado y de ponerlo en posición vertical unas horas antes de abrirlo.

5: Los tintos se sirven a temperatura ambiente
Esto no era un mito cuando se lo aconsejaba en el siglo XIX y la temperatura ambiente solo llegaba a los 17 grados. El calentamiento global -o la calefacción central de tu edificio- hacen que la llamada temperatura ambiente sobrepase esta medida. El calor cambia los aromas y el alcohol se pronuncia en el sabor del vino. Por lo tanto, se recomienda enfriar la botella 15 minutos en la heladera antes de servirla. 

6: Si huele a estiércol significa que se echó a perder
Aunque no del todo agradable al olfato, este aroma le agrega complejidad al vino. Causado por una bacteria llamada Brettanomyces -una levadura que se emplea en la producción de bebidas alcohólicas-, si es demasiado pronunciado, indica que la botella no está buena. Sin embargo, en pequeñas proporciones, le da una nota original.

7: Todos los vinos mejoran con los años
Hoy, la mayoría de los vinos se consumen en el año en el que se embotellan. Los tintos pueden durar hasta cuatro años sin que declive su calidad, mientras que los rosados, con pocas excepciones, deben ser tomados dentro del mismo año de la vendimia y los blancos solo pueden esperar dos años en cava. Sin embargo, existe una minoría dentro de los tintos y los cosecha tardía que se benefician con el paso del tiempo.

8: Necesitás saber mucho sobre vinos para apreciarlos
Al igual que la comida, sabes que un vino es realmente bueno cuando sabe muy bien. Si no necesitas un título de grado para apreciar un buen bife de lomo, del mismo modo no es necesario tener gran conocimiento sobre la bebida para disfrutar de una buena copa. Confía en tus instintos.

Fuente: planetajoy.com