Sigue la disputa por la venta de bebidas alcohólicas en los estadios durante el Mundial de 2014

miércoles, 11 de abril de 2012

Sigue la disputa por la venta de bebidas alcohólicas en los estadios durante el Mundial de 2014

El ministro brasileño de Deporte, Aldo Rebelo, defendió el martes ante senadores la venta de bebidas alcohólicas en los estadios durante el Mundial de 2014, el punto más polémico de la Ley General del Mundial que está en trámite en la cámara alta.

"La bebida está presente principalmente en la publicidad, en la propaganda durante la transmisión de partidos y telenovelas, y hay quien piensa que va a resolver el problema (del alcoholismo) impidiendo la venta de bebidas en los partidos del Mundial, como si 90 minutos fueran suficientes para alcoholizar a Brasil", declaró Rebelo en una audiencia en la comisión de Educación, Cultura y Deporte.

La Ley General del Mundial, que establece las reglas para la organización de máximo torneo del fútbol, fue aprobada en marzo en la Cámara de Diputados y aguarda su votación en el Senado para entrar en vigor.

No obstante, la versión votada en la cámara baja anuló los efectos del Estatuto del Hincha, que impide la venta de bebidas alcohólicas en los estadios, sin llegar a autorizarla explícitamente. Con ello dejaría vigentes leyes de algunos estados que prohiben tales bebidas.

Rebelo recordó que esa autorización para vender cerveza de una marca patrocinadora de la FIFA fue parte de los compromisos firmados por Brasil cuando ganó en 2007 el derecho a organizar el Mundial de 2014.

"Esa materia no fue controversial en ningún Mundial anterior. En Sudáfrica (sede de 2010) se permitió la venta de productos de patrocinadores durante el Mundial, y en Alemania (2004) la discusión fue si se permitía la venta de una sola marca o de dos para permitir una cerveza alemana. Al final se permitieron las dos", recordó.

Afirmó que las próximas dos sedes mundialistas, Rusia y Qatar, también se comprometieron a liberar la venta de bebidas alcohólicas durante el torneo.

Sin embargo, el senador Ciro Miranda, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), citó recientes actos de violencia entre hinchas del fútbol que causaron muertes para advertir de los peligros de la bebida en los estadios.

"La bebida tiene influencia en el estado de ánimo de los aficionados. Aquí vendrán ingleses e irlandeses, que son violentos en los estadios", declaró Miranda.

En la audiencia, el presidente de la comisión, Roberto Requiao, leyó una carta en la que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, aceptó la invitación del Senado para hablar en una sesión conjunta de las sesiones de Educación, Cultura y Deportes; Constitución y Justicia y de Asuntos Económicos.

Requiao pidió convocar una sesión de las tres comisiones para definir una fecha en la que Blatter podría participar de la audiencia en Brasilia. El gobierno espera que la ley se vote a inicios de mayo.

Rebelo fue consultado sobre el costo de las inversiones brasileñas en el Mundial, a lo que respondió que asciende a 15.000 millones de dólares en obras específicamente deportivas, como estadios, aunque el monto subiría a 66.300 millones incluyendo obras de infraestructura que el país ya tenía previsto realizar antes de la organización del Mundial.

El ministro defendió que la organización del evento tendrá un impacto económico positivo y beneficiará el desarrollo regional con obras de infraestructura y deportiva requerida en las 12 ciudades sede.

"Cálculos de organizaciones económicas indican que Brasil agregará 0,4% a su crecimiento económico de 2014 a 2019 por organizar el Mundial. Ya creó más de 300.000 empleos permanentes con la Copa y creará otros tantos puestos laborales durante su realización", aseguró Rebelo.

El ministro aseguró que la modernización o construcción de estadios, ampliación de aeropuertos y obras de transporte urbano estarán listos a tiempo para el evento.

fuente: lostiempos.com