Castillo de Molina presentó su primer blend “Winemaker”

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Castillo de Molina presentó su primer blend “Winemaker”

Castillo de Molina, la marca líder en Venezuela en la línea de vinos Premium, anunció la introducción en el país de su Castillo de Molina Reserva Winemaker, el primer blend de la marca elaborado con las cepas Syrah, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, procedentes de los viñedos de Viña San Pedro ubicados en el Valle del Rapel, en Chile.

El Enólogo Jefe de Castillo de Molina, Gonzalo Castro, quien vino especialmente a Venezuela para la presentación del Castillo de Molina Reserva Winemaker, indicó que con este blend la marca busca ampliar su oferta con una propuesta diferenciadora, pues las demás variedades de Castillo de Molina presentes en el mercado son monovarietales, es decir, 100% de una sola cepa.

“Para nadie es un misterio que Venezuela es uno de los mercados más importantes en el mundo para nuestra línea Castillo de Molina. Por lo tanto, su creación tuvo como motivación entregarle al consumidor venezolano algo distinto, ya que siempre tratamos de ir aportando nuevas variedades a nuestros mercados”, destacó Castro.

“Además, al lanzar el Castillo de Molina Winemaker en Venezuela en este momento, quisimos homenajear a nuestro importador Tamayo & Cïa, que está cumpliendo 109 años de una exitosa historia en la distribución y venta de diferentes productos”, resaltó.

Este vino se ha venido comercializando desde 2009 en Asia, algunos mercados nórdicos y de África, mientras se realizaban los trámites necesarios para su introducción en Venezuela.

El Winemaker
Castillo de Molina Reserva Winemaker está elaborado con 63% Cabernet Sauvignon, 26% de la cepa Syrah y 11% de Cabernet Franc. Los viñedos de los cuales proceden las uvas presentes en esta composición están plantados en la zona media del Valle del Rapel, con suelos arcillo-limosos, y en el piedemonte de la Cordillera de los Andes, sobre suelos arcillosos con pendientes entre 5 y 15%.

La vendimia 2010 con la que fue elaborado el producto que se disfrutará en Venezuela, comenzó con una primavera fría que retrasó la brotación; sin embargo, en el verano austral las temperaturas aumentaron considerablemente, para disminuir nuevamente en febrero. Esto permitió una madurez lenta de las uvas, generando vinos de alta intensidad aromática y un buen balance entre acidez y alcohol, que se expresó con frescura en boca e intensidad de color.

Las uvas se cosecharon a mano. Las de las cepas Syrah y Cabernet Franc se recogieron en la tercera semana de abril y las del Cabernet Sauvignon finales de ese mismo mes.

“El proceso de vinificación fue similar al del resto del portafolio”, señaló Castro. “Cada variedad cumplió por separado con un período de guarda de 12 meses en barricas francesas, luego de lo cual se procedió a realizar la mezcla, buscando la mejor combinación para lograr un vino en armonía que fuese agradable para el consumidor”.

El producto obtenido es de un profundo color violeta intenso y oscuro, con una nariz elegante y llena de vigor, marcada por cerezas negras, arándanos y grosellas, que se entremezclan con notas a vainilla, especias, cedro y tocino. En boca, el Castillo de Molina Winemaker es un vino muy jugoso, lleno de frutas negras, con taninos presentes y armoniosos, de gran volumen y largo final.

La línea de vinos Premium Castillo de Molina Reserva es elaborada por la casa vitivinícola chilena Viña San Pedro, la cual fue premiada este año como la mejor Viña del Nuevo Mundo por la publicación especializada Wine Enthusiast.

Fuente: TuTrago.com