Mezcal, la bebida humana y divina, patrimonio de Mexico

lunes, 8 de octubre de 2012

Mezcal, la bebida humana y divina, patrimonio de Mexico

Dice el dicho mexicano que “para todo mal, mezcal; para todo bien, también”. El mezcal es una de las bebidas más emblemáticas y representativas de México no solo por su aporte sociocultural desde hace miles de años, sino también por su gran contribución a la identidad mexicana.

Pedro Jiménez Gurría, gerente de una mezcalería con un curioso nombre en Guadalajara: Pare de Sufrir, Tome Mezcal, en alusión al grupo evangélico homónimo con presencia en toda Latinoamérica: “La relación hombre- maguey (planta con la que se elabora esta bebida) data de más de nueve mil años en México. Se comenzó usando como alimento, también se utilizó para la construcción de acueductos, casas, fibra para ropa, combustible, etc. Y siempre ha sido como un componente más dentro de la vida campesina de México. Así es que representa ampliamente la identidad mexicana”.

Preservar la tradición Coincide con Gurría, Marco Ochoa, diseñador originario de la Ciudad de México pero de familia oaxaqueña y que ahora se dedica a tiempo completo a la difusión de la cultura de los mezcales tradicionales.


Nada mejor para hacerlo que acudir a la Mezcaloteca, ubicada en esa bella ciudad colonial. Con cita previa y cupo limitado, en este local con luz tenue y elegante diseño intimista se puede degustar el mejor mezcal de México al tiempo que unos expertos te explican su proceso e historia.

“En nuestra cultura antes que el maíz ya utilizábamos los magueyes para muchas cosas, entre ellas el alimento y bebida. Hoy el Mezcal Tradicional es de los pocos productos que realmente identifican a México. Tras de ellos, hay procesos biculturales que forman parte de nuestro patrimonio”, enfatiza.

El interés antropológico del mezcal reside en su función social en sus comunidades de origen, donde es la bebida por excelencia en fiestas y rituales. Además, siempre respeta la historia de la región a la que pertenece.

El tequila originalmente era un tipo de mezcal elaborado con tan solo una variedad de una especie de agave, mientras que los mezcales se producen de más de 39 especies con más de 300 variedades de agaves. En la actualidad ya no se puede considerar el tequila como un mezcal por una simple razón: su elaboración industrializada.

Las virtudes de los agaves y sus néctares en México representan un valor fundamental del patrimonio cultural, que contribuye a brindarle riqueza cultural.

Los agaves se encuentran de manera silvestre o cultivada por todo el territorio, aunque proliferan más en tierras áridas o semisecas. La preparación del mezcal empieza con la selección y el corte del maguey maduro 100 por cien para cocer las piñas de maguey.

Después se machacan, se fermentan de manera natural y, por último, se destilan. El resultado desprenderá un olor y sabor inconfundible, intenso y definido a maguey.

Cómo tomarlo

Lo ideal es servirlo primero en una jícara de cuastecomate (bule) de boca ancha para apreciar mejor sus aromas. Se puede frotar un poco del mezcal en la mano y debe oler intensamente a maguey cocido. Después, aspirar con la boca entreabierta para que el olor pase por la nariz y salga por la boca, luego dar un pequeño trago de mezcal y hacer un buche mojando todo el paladar.

Bebida para respetar

¿Existe una forma especial para beber mezcal? Los expertos recomiendan tomarlo con respeto. Un dicho explica que “el mezcal te trata como lo trates”, así que quien lo trata con respeto, no tendrá ningún problema con él.

Fuente: laverdad.com