¿Es sano bañarse en Cerveza?

jueves, 20 de abril de 2006

¿Es sano bañarse en Cerveza?

Los propietarios de la cervecería ‘Chodovar’, una de las pocas fábricas artesanales checas que sobreviven a la industrialización, acaban de lanzar los sorprendentes baños de cerveza, más interesados en atraer a los turistas a su nuevo hotel que en vender su producción. Desde hace tiempo, los alambiques de cobre y el restaurante de cocina tradicional, abierto en las antiguas cavas de la cervecería, representan la única atracción turística, además de la principal fuente de empleo de esta población de 1.300 habitantes.

Los seis centros termales de la región se disputan a los clientes proponiendo "fórmulas de bienestar" y "un fin de semana saludable". "Teníamos la cerveza, una fuente de agua mineral muy próxima, y pensamos en los baños de cerveza", explica el joven gerente Mojmir Prokes, que destaca los "efectos rejuvenecedores", especialmente sobre la piel.

Para la habilitación fue necesario que un médico de Marianske Lazne presentara pruebas, obtener una licencia ante la administración local, comprar seis grandes bañeras de metal pulido fabricadas a medida y contratar a una enfermera diplomada.

Klara Kovacsova, que trabajó antes en baños terapéuticos, cree que la idea es "brillante". "Estos baños no compiten con las termas clásicas", asegura la enfermera que recibe a los visitantes detrás de un bar.

Es ella quien mezcla el agua sulforosa y la cerveza negra, agrega la dosis de hierbas aromáticas, supervisa la temperatura del baño, instala a los ‘pacientes’ y les sirve una enorme jarra de cerveza casera, incluida en el precio de 550 coronas (unos 20 euros). "La República Checa es mundialmente conocida por su cerveza, y los checos la adoran: el baño de cerveza es un excelente concepto para que se hable de esto", reconoce Jitka Puzorova, a cargo de la promoción de establecimientos termales en la Oficina de Turismo gubernamental, con sede en Praga. "Los rusos tienen dinero y quieren lo mejor, ya sea agua mineral o cerveza", explica Andrei, que vino por un día con un grupo de amigos.

Cada año aumenta el número de rusos que visitan las termas checas, especialmente las de Karlovy Vary (Carlsbad, centro-oeste), su destino preferido. Los baños de cerveza no sólo tratan de conquistar a los extranjeros, sino también a los checos, los mayores consumidores de cerveza del mundo, que se dejan seducir por la idea de "salud, belleza y bienestar", explica en su información Periodista Digital.

Fuente: xornal.com