Servir una copa de vino puede ser un arte

lunes, 15 de septiembre de 2008

Servir una copa de vino puede ser un arte

Saber de vinos y degustar uno es todo un arte, servirlo también lo puede ser y es que ya están en el mercado los decantadores para vino con forma de raíces de árbol. En estos decantadores el arte juega un gran papel, pues su  escultor quien decidió llamarlos The Strange Carafes, aconseja practicar con agua primero y luego con el vino, para así no derramar ninguna gota al servirlo. Lo gracioso en este caso es que hay que ir girando el decantador para poder sacar el vino de todas sus raíces, así que tiene parte divertida.

Los The Strange Carafes, están fabricados en cristal de boro silicato, químico fuerte y resistente térmicamente, dando como resultado un decantador muy fino. Por otro lado a la hora de limpiarlos se aconseja lavarlos con agua muy caliente y enjuagarlos con agua de mineralización muy débil. Se dejan secar, boca abajo, sobre un paño durante 2 ó 3 horas y apoyados en una esquina para que no se rompan. Su precio oscila sobre los 2.000 euros.

Es sabido por todos que desde siempre el  vino ha sido un elemento fundamental en cualquier tipo de comida. Elegir el vino adecuado para la misma, es garantía de éxito, servirlo con estos curiosos decantadores puede ser una gratificación mayor.

Por: Karla Zerpa