Vino norteamericano sin definición

miércoles, 25 de marzo de 2009

Vino norteamericano sin definición

El vino norteamericano sin definición es una realidad en Europa, al menos bajo una definición utilizando términos tradicionalmente europeos. A partir de ahora están prohibidas las importaciones de vinos norteamericanos con etiquetas que contengan vocablos descriptivos europeos.

Finalizó  la autorización de la Unión Europea para que los vinos estadounidenses puedan circular por los países comunitarios con etiquetas que los definan como vintage, chateau, clos, noble, superior, cream, sur lie, ruby, late bottled vintage, crusted/crusting, classic, tawny, fine y vintage caracter. En total son 14 términos tradicionales europeos que el mercado estadounidense adoptó para poder definir a sus vinos.

La Unión Europea no ha querido prologar el permiso del empleo de los vocablos. Ya hace seis meses que comunicó a Estados Unidos que el plazo finalizaría el día 10 de marzo del presente mes sin posibilidad de renovación. No obstante, el vino norteamericano adquirido antes del día 10 podrá comercializarse hasta que se agoten las existencias.

Esto nos recuerda el caso del Sherry falso proveniente de Estados Unidos, es un vino que se etiqueta y comercializa bajo la denominación Sherry sin serlo. El problema es la legislación, desde hace algunos años la UE trabaja en este campo para que se respeten las denominaciones y los términos europeos, pero el litigio con las autoridades estadounidenses se mantiene desde hace años sin que se pueda resolver.

Pero para adentrarse un poco más en el tema nada mejor que acceder al comunicado de acuerdo de la Unión Europea y Estados Unidos del año 2005, en él se puede leer que se había llegado a un acuerdo de “fase uno” que beneficiaría a ambas partes.

Posteriormente comenzaría la llamada “fase dos” en la que se abordarían temas como las indicaciones geográficas, las denominaciones de origen o los términos de los que hemos hablado entre otras cosas. Evidentemente, dados los acontecimientos, esta segunda fase no ha alcanzado buen puerto, de ahí que la Unión Europea haya adoptado la medida.

Una legislación que regulara este tipo de cosas en el mundo del vino a nivel mundial sería una buena solución, aunque imposible dados los intereses económicos que existen.

Fuente: gastronomiycia.com