Un whisky en barrica de vino

viernes, 13 de noviembre de 2009

Un whisky en barrica de vino

Benromach, una de las destilerías de mayor tradición artesanal , situada en el corazón del Speyside en Escocia y propiedad de Gordon & MacPhail y la bodega ribereña Pago de los Capellanes presentó en el mercado español, Benromach Picón Wood Finish, inusual whisky de malta, que tuvo un primer envejecimiento de cinco años en barricas de Jerez y Bourbon, y fue posteriormente trasegado para su afinamiento durante 24 meses más en barricas de roble francés utilizadas anteriormente para envejecer Picón 2004.

El uso de estas barricas ha conferido a esta malta unas notas sutilmente vinosas y de dulzor de caña sobre un fondo de fruta madura que combinan y complementan elegantemente las notas ahumadas y de menta fresca del Benromach. El resultado de esta combinación ha dado lugar a una malta muy elegante, perfumada, compleja y fresca, con notas de dulzor y ahumada, balsámica, cremosa y frutal.

La selección de las barricas para el afinado del whisky se llevó a cabo durante una cata profesional entre responsables de Amer Gourmet,  importadora de Benromach para España, y el enólogo y equipo técnico de la bodega Pago de los Capellanes. Se seleccionaron tres magníficas barricas Radoux de grano fino y tostado medio que contenían Picón 2004 en primer llenado y se esperó a que finalizara su crianza de 26 meses para enviarlas a Escocia.

Benromach 2002, afinado en barricas de Picón 2004, fue embotellado en agosto de 2009 y se trata de una serie limitada que consta de 1.200 botellas para todo el mundo.

La destilería Benromach se distingue por recuperar las prácticas más tradicionales de la destilación del whisky de malta, al tiempo que es una de las más activas en hacer series especiales muy limitadas, sin ninguna concesión a los condicionantes comerciales.

Entre las series especiales de Benromach destaca la de los "Wood Finish", acabados en barrica o afinados de malta. Benromach afina esas maltas durante muchos meses, incluso años hasta que se alcanza el mejor ensamblaje y armonía posible entre el whisky y la madera de la barrica.

En esta filosofía de entender el binomio malta-barrica es absolutamente primordial tanto la calidad y características de la barrica que se emplea en el afinado como, la calidad del vino o destilado que ha contenido previamente.

 Fuente:afuegolento.com